Para mí, viajar es uno de los placeres de la vida. Igual es justo decir que puede haber algunos aspectos de viajar con bebés y niños que no siempre son fáciles, por ejemplo, pasar largas horas en un avión. Aquí te sugiero algunas cosas que me han funcionado muy bien para que el viaje aéreo sea una parte disfrutable del paseo. En este tema, como en casi todo en la crianza, anticiparse es una de las claves.

Por: Claudia Moszkowicz

Para mí es fundamental contarles a los pequeños cómo va a ser el viaje: a dónde vamos, con quién, cómo es viajar en avión, etc. Con la verdad, adecuando la explicación a cada edad y respondiendo a las preguntas que les puedan surgir. Incluso si se trata de bebés muy pequeños, explicarles lo que va a suceder ayuda en el proceso.

Ahora pasemos al equipaje de mano. Yo llevo una maleta con rueditas para facilitar los tramos de caminata y adentro un bolso de tela más pequeño, donde pongo lo que voy a necesitar más a mano en el vuelo.

La mejor manera de evitar imprevistos es asegurarnos de empacar todo lo necesario, lo cual por supuesto varía de acuerdo a la cantidad de niños y sus edades. Una buena idea es, siguiendo el principio de anticipación, ir preparando una lista los días previos al viaje. Dependiendo la edad de tus hijos, ellos podrían colaborar con la elaboración de esta lista. Ten en cuenta situaciones inesperadas como resfriados o molestias de dentición.

Recuerda no sólo llevar todo lo esencial para el vuelo, sino también estar preparado para posibles retrasos en las salidas y las llegadas.

Aquí una lista de algunas cosas que podrías considerar llevar en tu equipaje de mano:

Portabebés ergonómicos:

Para mí los portabebés son un básico en el día a día con bebés y niños. Usarlos te permite moverte con mayor libertad, llevar a tu hijo cerquita y tener tus manos libres (además de ahorrarte cargar el cochecito). Y si es ergonómico (portabebés que respetan la fisiología del bebé y de quien lo lleva) mucho mejor aún porque tu hijo va a estar más cómodo y a ti no te dolerá la espalda.

Alimentos y bebidas:

Podrías llevar frutos secos, galletas, frutas, barritas de cereales u otros alimentos saludables. Ten en cuenta que no a todos los niños pequeños (de hecho a algunos adultos tampoco) les gusta la comida del vuelo. Yo prefiero evitar los alimentos con demasiada azúcar agregada, especialmente si se trata de un vuelo largo. Si tu bebé toma pecho tienes algo menos de qué preocuparte, y si toma leche de fórmula, asegúrate de llevar suficiente (por ejemplo, si el vuelo está previsto durar 4 horas, podrías llevar suficiente para 6 horas por si acaso).

En la mayoría de los vuelos podrás conseguir bebidas, pero por si acaso, asegúrate de tener suficiente agua embotellada. Seguramente tengas que comprarla una vez que hayas pasado los controles de seguridad.

Si tu pequeño necesita medicamentos, es recomendable que lo empaques por separado para que no se entrevere con lo demás y puedas encontrarlo fácilmente cuando sea necesario.

Mudas extra de ropa y pañales:

Empaca una bolsa con pañales suficiente (y un poco más) para toda la duración del vuelo. Recuerda llevar toallitas húmedas (a las que podrás dar varios usos durante el vuelo), la crema o aceite que uses, cambiador, etc. Si usas pañales de tela, lleva bolsas para guardar los pañales usados.

También cambios de ropa, no sólo para los pequeños, sino también para los adultos. No es agradable viajar con la misma ropa en la que tu pequeño volcó accidentalmente su comida, y ya sabes, son cosas que pasan.

Juegos y juguetes:

Puedes llevar mordedores, peluches, libros, cuadernos y lápices (unos pocos lápices serán suficientes, si son muchos corres el riesgo de que se empiecen a caer debajo de los asientos o por los pasillos). Asegúrate de que todo lo que lleves sea liviano y seguro. Si llevas juegos electrónicos consulta con los asistentes de vuelo en qué momento del vuelo puede encenderlo, ya que algunos pueden interferir con los equipos de navegación de los aviones. Explica esto a tu hijo de antemano.

¡Y buen viaje!

¿Te gusta viajar? ¿Cuál es tu lista de infaltables?

¿Tienes amigos viajeros? Comparte con ellos este artículo.