Hace unos días tenía ganas de ver alguna comedia romántica livianita y me terminé enganchando con una romántica no muy comedia. Resulta que la joven de 26 años tenía Parkinson y eso me tocó profundo. Una de esas cosas que llegan cuando tenemos la guardia baja y por eso pasan las barreras.

Por: Claudia Moszkowicz

Me di cuenta que doy por obvio que mañana voy a tener las mismas posibilidades que tengo hoy, pero lo cierto es que puede no ser así.

El viejo y trillado “el presente es un regalo”, pero esta vez sentido en mis entrañas, algo en la panza que me dice “tenés mucho por hacer”.

No es algo que entiendo racionalmente, es algo que siento en mi cuerpo, algo que hace que ahora las palabras fluyan y mis dedos se muevan rápido y con emoción, algo que me empuja a ser más yo misma y permitir que los demás lo vean, incluso con el miedo que eso me da.

Y agradecer que me levanto por la mañana, que mi hijo y mis demás seres queridos son parte de mi vida.

¡Gracias querida tribu por estar acá!

Y si alguien tiene ganas de compartir algo, me encantaría leerlos.

Aunque esto sea “sólo” una web, ustedes son parte importante de mi vida y les doy las gracias.

¡Sean MUY felices!